SE QUE COMO A MI VUESTRA VIDA SE MUEVE ENTORNO A ESTA GRAN PASION QUE ES LA PESCA.POR ESO ESTE BLOG ESTA HECHO PARA LA PESCA Y PARA EL PESCADOR DEPORTIVO Y PROFESIONAL.TODAS LAS MODALIDADES DE PESCA TIENEN SU ATRACTIVO Y POR ESO VOY A RECOPILAR EN ESTE NUESTRO BLOG CASI TODAS LAS QUE EXISTEN Y PARA QUE ENCONTREIS VUESTROS ARTICULOS DE PESCA EN VUESTRAS TIENDAS FAVORITAS Y A LOS MEJORES PRECIOS POSIBLES. ESPERO QUE OS GUSTE Y QUE TENGAIS MUY BUENAS JORNADAS DE PESCA.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Vídeo de pesca: Tres tipos de aparejos para sargos



Estos días de viento, que azotan toda España y levantan grandes olas en nuestras costas, de sur a norte, son momentos excelentes para el sargo. Mares batidos y bravíos que llevan especialmente a la pesca desde rocas a sacar su máximo partido.
Por todo ello, os dejamos un vídeo más que ilustrativo, cómo montar tres tipos de aparejos para sargos, y sacar provecho a su pesca en toda circunstancia.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Los riesgos en la pesca. Pescador: a pescar, con billete de ida y vuelta, por favor

Los riesgos en la pesca. Pescador: a pescar, con billete de ida y vuelta, por favor
Aunque no lo parezca, algunas disciplinas de pesca tienen un componente de riesgo que nunca conviene despreciar o minimizar por la cuenta que nos trae. De hecho, en algún momento en que paseamos por las piedras de camino a la postura apetecida, o de tránsito hasta el mismo litoral, no es extraño pasar por apuros como resultado de la falsa sensación de confianza que produce haber visitado ciertas zonas en infinidad de ocasiones, y lo mismo que en la mayoría de esos entuertos nos libramos del trompazo, en otros terminamos pegándonos una costalada. Sin embargo, y aun cuando sabemos que gran parte de esas caídas no conllevan severas consecuencias, las hay perfectamente capaces de adquirir tintes funestos y provocar un daño irreparable y un inmenso dolor entre los allegados del desafortunado colega que, en el mejor de los casos, podrá tener reposo en un lugar donde recibirá a quienes un día le profesaron su cariño. Y sí, es el mejor de los casos, puesto que otros, en cambio, desaparecerán para siempre a modo de tributo que el mar cobra a quienes tratan de arrebatarle sus más preciados tesoros. Y esto no es algo que pretendamos cada vez que nos asomamos a la costa, ¿verdad?

Mano a mano

No hace demasiado tiempo, y por puro azar, de paso por un puesto di con una placa que evocaba la figura de un pescador caído en la costa cantábrica, y tras la primera sensación de pesar que sentí, al instante me vino a la mente un pensamiento: esto te lo pueden hacer también a ti si te pasas de listo.
Por cuestiones así conviene poner todos los medios en evitar situaciones comprometidas, que, al fin y al cabo, de lo que se trata es de pasar un buen rato, y si encima algún pez nos acompaña de regreso a casa, habremos logrado la cuadratura del círculo. Existen riesgos en la pesca. Y es que en el momento más insospechado nos podemos meter en problemas, como por ejemplo a la hora de tratar de sacar una pieza que el mar se empeña en retener, al acceder a una puesta de pedigrí que se ve sometida a los embates del gran azul, o simplemente, que la bota se clave más de la cuenta contra una arista, haciéndonos perder el equilibrio justo donde precisamente debemos mantener la verticalidad. Asimismo, tampoco conviene despreciar el riesgo que entraña moverse por ciertos puntos provistos de firme resbaladizo, o que muestran tendencia a descomponerse a cada paso que damos, sea producto de las lluvias o por la mera composición del sustrato terrestre.

“Parajodas” de la vida

A decir verdad, no es la primera vez que me topo con una placa de este corte, pero el efecto de escalofrío que produce contemplarlas sigue siendo el mismo que cuando tuve constancia de este tipo de homenajes. Algunas hacen referencia al pescador en sí, pero otras a su vez aluden a sus acompañantes que igualmente terminaron allí sus días en el intento de impedir la tragedia en ciernes. En ocasiones los elementos se concatenan y el resultado del desastre termina siendo desolador, pero inevitable por más voluntad que se ponga.
Así de cruel es la mar, aunque se ande con mil ojos. Y parece mentira que así sea, la verdad, a la vista de esas imágenes que vemos en televisión de inconscientes jugando con inmensas rompientes consecuencia de los temporales, o que piensan que el agua no llega a donde están en el afán por contemplar el espectáculo que la mar brinda. Vaya si algunas veces llega cuando se pesca, que no sabes por dónde te ha venido y resulta que es la única ola de los alrededores la que se estampa bajo tus pies y te deja pingando, y por esa creencia del “no llega”, a menudo se producen desgracias, con perdón, estúpidas. En días así, y por más que nos perdamos la demostración de fuerza y bravura, la mar a ser posible bien lejos, no vayamos a ser víctimas involuntarias de nuestra inconsciencia ante un elemento inmisericorde.

Un balance aterrador

Aventurarse por costa abierta debe llevar aparejada sensatez y una confianza relativa en las capacidades personales. Ambas cualidades deben preceder cada paso que damos para no meternos en problemas innecesario y evitar riesgos en la pesca, que aun con todo, a menudo el mayor de los cuidados no impide que peguemos un resbalón. Y es que por mucho que llevemos en este negocio, nunca se termina de saber lo suficiente ni dónde se esconde el peligro, y la mar es una adversaria a la que nunca conviene tutear por la cuenta que nos trae, que ella los quiere valientes. Desde luego, nadie sale de su casa pensando que esa va a ser la última vez que cruce el quicio de la puerta, salvo que haya una vocación suicida por medio, claro está, pero recordemos que la lista de accidentados que Neptuno lleva anotados a lo largo de los siglos es incontable. Así que tengan mucho cuidado ahí fuera…

domingo, 10 de septiembre de 2017

Cómo conseguir un engodo para pescar en el mar en profundidades altas

Cómo conseguir un engodo para pescar en el mar en profundidades altas
En época estival, somos muchos los pescadores que acudimos a nuestras costas con nuestros equipos de corcheo para disfrutar de jornadas de pesca tras las especies que habitan el litoral español.
Llisas, esparrallones, sargos, herreras y, hasta lubinas y doradas son capturas habituales para los pescadores de corcheo que dominan esta técnica a la perfección y conocen todos sus secretos.
Uno de esos secretos es el correcto engodado de la zona para atraer a la pesca justo hasta donde alcanza nuestra caña y, de ese modo, mantener una actividad frenética en forma de picadas durante casi toda la jornada.
No obstante, ocurre en muchas ocasiones que, habituados a pescar en lugares con una profundidad más bien escasa, como en espigones playeros, cuando acudimos a lugares con mucho más calado, nuestros engodos que tan bien nos funcionan en los escenarios anteriores, no ofrecen todas las prestaciones que deberían y, aunque sabemos que funcionan, nos avocan al fracaso en lugares con profundidades más allá de los 5 metros.

Engodar en lugares profundos

Para lograr un cebado efectivo en zonas donde la profundidad sobrepase los 5-6 metros de profundidad, lo que nos interesa es lograr un engodo compacto y pesado que llegue al fondo con relativa rapidez y sin disolverse por el camino, ya que lo que nos interesa es pescar cerca del fondo o, a lo sumo, unos centímetros por encima del mismo.
Engodo
Pero, al mismo tiempo, tendremos que lograr que, una vez que haya caído hasta el fondo, nuestro engodo se disperse de manera rápida para evitar que, por efecto del mar movido o de las corrientes, nuestra bola compacta se disperse al poco tiempo de descansar sobre el fondo de nuestro pesquero.

Varios ejemplos de engodos para aguas profundas

Podemos adquirir engodos específicos para pescar en el mar en los comercios de pesca, pero también podemos fabricarlo nosotros mismos y así nos resultará mucho más barato.
Lo primero que tenemos que realizar será la base del engodo. Un elemento que funciona a las mil maravillas será el pan duro al que previamente habremos dejado en remojo durante unos instantes para que se ablande.
Harina de maiz, un ingrediente fundamental
Después, deberemos escurrir bien nuestro pan mojado y, para lograr que sea más compacto añadirle otro elemento básico como es la harina. En el tema de la harina, yo os recomiendo que busquéis harina de maíz puesto que la de trigo os hará una bola más pegajosa y difícil de manejar. Además, la harina de maíz, es más soluble y esto nos interesa para que la bola de engodo que lancemos se disuelva en el fondo.
Con estos dos elementos, pan y harina de maíz, ya tendremos un buen engodo para pescar especies tan deportivas como llisas o salpas sin descartar que vengan otras especies a nuestro pesquero.
Pero si nuestro objetivo son otros peces como sargos y doradas, podemos añadir aditivos y atrayentes como queso rallado.
Un engodo todoterreno que nos llenará el pesquero con multitud de especies como sargos, esparrallones, jureles, palometas, lubinas, lábridos o llisas, será el engodo que hemos realizado con el pan duro y la harina de maíz pero añadiendo bien trozos pequeños de pescado, como sardina, o aceite de pescado que venden en las tiendas especializadas de pesca.
Espero que estos consejillos os sirvan para sacar partido a vuestras jornadas de pesca en lugares profundos.
¡¡¡Buena pesca!!!

viernes, 8 de septiembre de 2017

Montaje y manejo de swimbaits blandos

Montaje y manejo de swimbaits blandos
Los swimbaits blandos, por precio, calidad y resultados son sin duda unos sensacionales artificiales que acompañan a los pescadores de spinning en todo tipo de masa de agua. Pero si tenemos una enorme variedad de swimbaits blandos, para adaptarnos a todo tipo de circunstancias, pasa lo mismo con la gran variedad de montajes y manejo. El problema, especialmente para el que empieza es saber cómo mejor montarlos y también cómo conseguir el manejo más atractivo para atraer los depredadores.

Montajes de swimbait

En España no somos especialmente innovadores en los montajes, más bien clásicos. Por eso, el montaje más utilizado es el anzuelo plomado que fijo en el morro del swimbait blando, generalmente mediante un muelle. Este montaje clásico permite una mayor duración del swimbait, un punto positivo en todo artificial, pero no esencial cuando hablamos de un artificial no especialmente caro. Por eso, valoramos otros aspectos como la estabilidad y control del movimiento. Eso sí, como veremos más adelante en la técnica, la calidad del swimbait será fundamental para imprimirle el movimiento correcto.

Este montaje lo podemos utilizar con lastre o sin lastre. Sin lastre, podemos utilizarlo para cuando hagamos recogidas lentas, algo importante en épocas de menos ferocidad en depredadores como el black bass, lo que ocurrirá en el cercano otoño, y en aguas someras o con vegetación.
En el lado contrario, colocar el montaje en la cola, es ideal para pesca en grandes profundidades, entre las que se incluye la pesca embarcada e incluso técnicas de jigging.
En un punto intermedio está el montaje rémora, realizado de forma de anzuelo curvo pero terminado en un triple, que se pincha sobre el centro, la tripa, del swimbait blando. Este tipo de montaje aumenta la movilidad e incentiva la atracción de especies como el black bass en momentos en el que está más inactivo.
ISHIDA GODZILLA SWIMBAIT NATURAL SILVER BLACK

Manejo del swimbait blando

Antes de hablar sobre el manejo, una primera indicación sobre la calidad del mismo. Un swimbait blando de baja calidad, por supuesto que se mueve, pero uno de alta calidad lo hace mejor y en cualquier circunstancia, incluso si queremos imprimir un ritmo lento de recogida. Teniendo en cuenta que es un cebo económico, recomiendo que apostemos por la calidad.
A partir de este punto, una pequeña introducción de cómo manejarlos. Peso y tamaño es en primer lugar fundamental para poder jugar con la profundidad donde queramos que navegue nuestro swimbait blando. La relación es lógica, cuanto más peso, más profundidad. Por ello empezaremos en profundidad la temporada, subiremos cuando avance primavera y verano y descenderemos cuando llega y avance el otoño.
La velocidad es fundamental. Hacerlo en profundidad de forma lenta es más complejo, que si lo haces en superficie. Aunque lo importante es que adaptes la velocidad de recogida a la actividad de los peces.

domingo, 3 de septiembre de 2017

¿Kayak, pato o catamarán?: puntos a favor y en contra

¿Kayak, pato o catamarán?: puntos a favor y en contra
Hace ya muchas temporadas que se popularizó el uso por parte de los pescadores de kayaks, patos y catamaranes para pescar en nuestros lugares preferidos, pues es una opción barata y sana al que no puede o no quiere acceder a una embarcación. Pero a día de hoy, no todos estos elementos flotantes han corrido la misma suerte y unos tienen más adeptos que otros. Vamos a ver a grandes rasgos los pros y los contras de todos ellos.

Pesca en kayak

La pesca en kayak tuvo su boom hace unos pocos años y a día de hoy son muchos los pescadores que no salen sin su kayak ya sea en agua dulce o en el mar. Cada día hay más marcas que fabrican kayaks y su mercado no solo está estable si no que va a al alza cada temporada más.
El kayak versátil en el interior y costa
El kayak versátil en el interior y costa

A favor:

Como puntos a favor podríamos comentar la estabilidad para pescar con ellos, al menos con los modernos kayaks destinados  a la pesca, desde los cuales podremos practicar muy distintas modalidades. Esa estabilidad hace que podamos cargar el kayak con todo tipo de lujos sin peligro de volcar, a no ser que hagamos cosas indebidas, como sondas, gps, variados equipos de pesca, abundante material… A ello le sumaremos su rapidez para navegar, sobre todo si estamos en buena forma, lo que contribuye además a hacer ejercicio y mantenernos en buena forma física. Están fabricados en plástico, resistentes y duraderos por lo que tenemos un riesgo cero de pinchazo y si lo tratamos bien, tenemos kayak para años. Los kayaks más modernos además vienen preparados con todo lujo de detalles para la pesca, como cañeros, alojamiento de sonda, cuerdas de vida, asiento ergonómico, timón… No requiere de un montaje previo, por lo que podemos llegar al agua, cargar el material y salir veloces a pescar. Y son silenciosos, muy silenciosos para la pesca.

En contra:

Quizás el peso excesivo en algunos modelos, que nos obliga a ir a pescar acompañados, ya que tan solo los pequeños kayaks de menos de tres metros podremos manejarlos con soltura  a la hora de cargarlos y descargarlos en el vehículo. Necesitaremos unas ruedas de transporte si vamos solos y tenemos distancia hasta el agua desde donde estemos estacionados. El precio en algunos modelos es bastante elevado, al menos si son de reciente aparición en el mercado por lo que conviene mirar muy bien antes de comprar. Galaxy kayaks ofrece kayaks a muy buen precio y específicos para la pesca, por lo que es una opción a tener muy en cuenta. Y por último podríamos decir los permisos que cada vez más nos exigen para pescar y navegar con ellos en determinadas cuencas hidrográficas donde incluso hay que pagar por ello. Y en el mar la cosa empieza a ponerse dura como ha ocurrido en Asturias por ejemplo. Y necesitaremos bastante espacio para poder guardarlos, sobre todo los de mayor tamaño, siendo complicados tenerlos en un piso.

Pescando en pato

Con el boom del bass en nuestro país se popularizó su utilización en casi todos los embalses de nuestro país y en muchos ríos de buen caudal. Luego tuvo sus años malos, coincidiendo quizás con el aumento de kayakeros, pero actualmente vuelven a estar de moda y las ventas suben como la espuma.
El pato, versátil en interior
El pato uno de los artilugios flotantes más usados en la pesca

A favor:

Son económicos, pues aunque los patos más modernos tienen un precio más elevado que los de gama media-baja, bien es cierto que sus materiales de fabricación han mejorado mucho y vienen hasta con remos de serie. . Además, los patos de última generación ya nos dan una confianza tal que podemos ponerle unos buenos cañeros e incluso sonda sin peligro. Son muy ligeros, por lo que podemos cargarlos a la espalda o salir con ellos por donde queramos. Al igual que con un kayak, no solo hacemos deporte si no que pescamos muy silenciosos, accediendo a los rincones de pesca más tranquilos sin hacer ruido, y controlamos mucho mejor la deriva que con un kayak en días de viento o corriente. A fecha de hoy no se necesitan tantos permisos para su uso en las masas de agua y en muchas Comunidades Autónomas están catalogados como complemento de baño y tan solo hay que desinfectarlos donde así se requiera. Y no solo son sencillos de manejar, sino que son muy fáciles de transportar y guardar. Grauvell y Hart tienen patos para todos los gustos, necesidades y bolsillos.

En contra:

Obviamente su fragilidad ante los pinchazos o roces con ramas, pero eso es algo que con los de gama alta no ocurre. No podremos navegar grandes distancias ni a tanta velocidad que con un kayak. Y claro está, no podremos cargar demasiadas cosas salvo algunos equipos y material de pesca. Son más aptos para agua dulce aunque en zonas  de mar con poco riesgo y donde no haya que hacer grandes desplazamientos cada vez son más utilizados.
Elección compleja, con pros y contras

El catamarán

Hubo unos años que el catamarán aportaba al pescador lo que un pato no podía pero con los años cada vez su uso ha ido a menos y en la actualidad su mercado está decayendo en picado.

A favor:

Pescar sobre un catamarán ofrece al pescador la posibilidad de pescar a mayor altura que en un pato y un kayak, por lo que la visión de pesca en mayor. Quizás son algo más cómodos para el pescador por la postura en que nos movemos y pescamos. También son silenciosos y en algunos modelos podemos acoplarle hasta un motor eléctrico sin problemas. Y no se requieren tantas burocracias para pescar sobre él.

En contra:

Son bastante lentos  a la hora de navegar y la deriva afecta más que con un pato, ya que no podemos aletear de la misma manera y comodidad para mantenernos en el sitio mientras pescamos. Y sobre todo se tarda bastante más en montarlos y necesitamos algo más de espacio para su transporte. Y en la actualidad siguen siendo caros respecto a algunos patos.
Éstos son algunos de sus puntos fuertes y flacos de estos elementos flotantes que tanto facilitan la pesca al pescador, en especial al de spinning y al mosquero. Ahora es cuestión de cada uno decidirse teniendo en cuenta que si pudiéramos y nos dejaran, seguramente tendríamos uno de cada. ¡Así somos los pescadores!

viernes, 1 de septiembre de 2017

Pesca de jurelas en el calor del verano

Pesca de jurelas en el calor del verano
El verano es uno de los mejores momentos para la pesca de jurelas en el mediterraneo. Con la llegada del buen tiempo a nuestro país y el consiguiente aumento de la temperatura en el agua de nuestros mares, a parecen cada vez de manera más frecuente aquellos peces propios de los meses cálidos que, a medida que el invierno va avanzando y las aguas se enfrían, se despiden de nosotros en busca de escenarios más cálidos y nos dejan un vacío importante que se traduce en jornadas más parcas en picadas debido a la ausencia de estas especies que vuelven, en un ciclo, a alegrarnos en primavera y verano.
Una de estas especies, sobre todo en el mar Mediterráneo, es la jurela o jurel blanco, un pariente del tradicional jurel o chicharro pero algo mayor y que aparece en nuestras costas en la primavera alegrando las jornadas de pesca con técnicas como el spinning hasta bien llegado el otoño.

Pesca de jurelas a spinning, una jauría de depredadores.

El principal atractivo que presenta la pesca de jurelas a spinning, es la abundancia de ejemplares que se pueden capturar en una misma jornada debido a que, este pez, forma parte de bancos bastante nutridos nadando y patrullando a pocos metros de la costa en busca de su principal alimento, que consiste principalmente en los alevines de otras especies como sardinas, alachas o boquerones. Por ese motivo, cuando se captura una jurela, es indicativo de que estamos en una buena zona y que, a poco que insistamos en nuestros lances, conseguiremos más picadas de estos voraces peces.
Pesca de jurelas en verano

Mejores momentos y lugares para la pesca de jurelas.

Sin duda, los mejores momentos para encontrar bancos de jurelas cerca de la costa serán las horas que comprenden el amanecer y el ocaso ya que, como buenos depredadores, utilizarán la ventaja que les otorgan estos periodos de entre luces, para acechar y atacar los bancos de alevines de los que se alimentan.
De todas maneras y aunque estos serán los mejores momentos, no quiere decir que no podamos encontrar jurelas hambrientas en el resto de las horas del día puesto que, si hay peces pasto cerca, habrán depredadores como las jurelas, dispuestas a atacar a cualquier señuelo que imite a estos pececillos. Para ello, el mejor indicativo que tendremos será, por un lado las pajareras de aves marinas que se encuentren dando cuenta de estos alevines y, por otro, si nos encontramos de noche, los grandes focos de luz que, por ejemplo en zonas portuarias, atraerán a estos bancos de peces pasto y, con ellos, a nuestras jurelas.
Los mejores escenarios a los que podremos acudir en busca de jurelas serán básicamente los siguientes:
Grandes desembocaduras de agua dulce, ya que en estos lugares, se ven verdaderas concentraciones de enormes bancos de pececillos debido al gran aporte alimenticio que aportan estas desembocaduras. Y, lógicamente, si hay presas habrán depredadores.
Puntas de espigones y pareces externas de los puertos donde las jurelas, como buen depredador, patrullará en busca de presas en mar abierto para, una vez localizadas, arrinconarlas contra estas zonas rocosas y poder dar buena cuenta de ellas.
Zonas portuarias, ya que en estos lugares, sobre todo en horas nocturnas o de poca luz, acudirán estos alevines para intentar tener un cobijo y las jurelas andarán a la zaga.

Los mejores señuelos y equipo para la pesca de jurelas

Dado el tamaño de las presas potenciales de las jurelas, los mejores señuelos serán las imitaciones de peces en tamaños muy reducidos, entre los 3 y 7 centímetros. Por lo tanto, tendremos que buscar señuelos muy livianos y que harán que tengamos que extremar la ligereza de nuestro equipo. Vinilos, angulones o raglous serán los mejores señuelos que podamos ofrecer a estos depredadores.
equipo para la pesca de jurelas
Para ello, nuestra caña, carrete e hilo tendrán que ser lo más livianos posible. Cañas ultrasensible, como las del utilizadas para pescar truchas con cucharilla, carretes ultra ligeros y cargados con hilo cuyo gramaje oscile ente el 0,16mm y los 0,22mm si es nylon o entre el 0,08 y el 0,15 mm si usamos trenzados serán los más indicados para, por un lado lanzar nuestros señuelos y, por otro, mantener una buena batalla con jurelas de buen tamaño.
Si no queremos afinar tanto nuestro equipo, otra opción será lanzar nuestros mini señuelos utilizando buldós o bombetas que nos permitirán realizar lances largos con los que transportar estas livianas imitaciones al punto donde estén cazando las jurelas.